modul-test-1

Referencias escogidas - Franz Ressmann

Participó exitosamente en el tour del Bodensee-Bosporus de 2010

Wanderung Franz RessmannEl 12 de abril arrancaron doce caminantes nórdicos (cinco mujeres y siete hombres) para realizar un trayecto de larga duración desde Bregenz hasta Estambul, bajo la dirección de Franz Ressmann, entrenador  de la "Organización de Caminata Nórdica" (NWO: Nordic Walking Organisation).

Muy bien preparados, equipados con el mejor material de renombrados fabricantes y con la mejor actitud alcanzaron todos sanos y más que felices la meta de Estambul el 26 de mayo.

Durante esa larga travesía por Austria, Suiza, Italia, Eslovenia, Croacia, Bosnia Herzegovina, Montenegro, Kosovo, Macedonia, Grecia, hasta Turquía, fueron recorridos 1116 km y 32800 metros de altura a pie.

Por medio de transporte público fueron recorridos en las siete semanas 486 km con el tren, 1367 km con bus y 6km con barco.

El transporte público fue utilizado ya fuera, donde no había buenos senderos para caminar, la siguiente posada quedaba muy lejos o para atravesar ciudades grandes. El viaje en bus desde Ragusa hasta Skopie fue sin lugar a duda la más impresionante experiencia de viaje. Un viaje de 14 horas en bus, que comenzó a las 3pm en Ragusa y terminó a las 5am en Skopie. Primero a lo largo de la costa, después a través de un valle angosto y luego atravesando muchos pasos en las montañas. Casi ninguna carretera recta, una curva tras la otra. Nada aconsejable para personas con el estómago delicado.

Los trayectos de caminata fueron muy diversos y marcados por innumerables experiencias de la naturaleza.

En los Alpes tuvimos en parte condiciones de puro invierno. En la costa de Croacia vivimos los comienzos del verano y a pesar de las bajas temperaturas del agua, algunos se atrevieron a bañarse en el mar. En Grecia y en Turquía tuvimos temperaturas agradables, nunca muy calientes.

Lo que fue fantástico fue la suntuosidad de las flores a los largo de la costa de Croacia, la cantidad de mariposas de todos los colores, orugas y escarabajos. Muy emocionante fue la amabilidad de la gente en todos los países. Recibimos muchas invitaciones espontáneas y mucha gente se interesaba por nosotros. Querían saber de dónde veníamos y hacia dónde íbamos. Cuando les contábamos por lo general se cogían la cabeza, se reían y simplemente no lo podían creer.

Afortunadamente no nos tocó casi mal tiempo. Solamente durante tres días tuvimos un poco de lluvia y eso solo unas pocas horas al día. Nadie se enfermó o se lastimó. Algunos tuvieron ampollas en los pies, pero gracias a un adecuado tratamiento, esto no les impidió seguir caminando.

Siempre tuvimos con nosotros las barritas de chocolate con Guaraná de los productos naturales de Amazonas. Estas fueron ideales para nosotros como deportistas de resistencia. Las barritas nos mantuvieron activos tanto física, como mentalmente y nos proporcionaron las chispa necesaria en la largas etapas de 40km.

Pero nosotros no solo nos dedicamos a caminar. Los días de descanso fueron planeados, de tal manera que coincidieron con los lugares históricos culturales ubicados a lo largo de la trayectoria de la travesía, de manera que también hubo tiempo para visitas culturales.

En la última etapa de nuestro recorrido tuvimos una experiencia fuera de lo normal en Grecia, cuando estuvimos metidos en medio de un área de maniobra militar. El ruido del disparo de grandes cohetes y el golpe al caer en el mar nos metieron un gran susto. Después de una pausa de tres horas, tuvimos la suerte de que la maniobra llegó a su fin y pudimos continuar la marcha hacia la frontera con Turquía.

En Estambul fuimos recibidos por una delegación de fans recién llegados de Suiza. Al siguiente día pudimos hacer entrega de un libro sobre Bregenz en el Lago de Constanza, a la directora de gobierno de Estambul para asuntos culturales y de la Comunidad Europea.

Pasamos dos días en esta gran metrópolis, en la cual según estadísticas, se hallan 22 millones de personas al día. Claro está que este tiempo no da para visitar la gran cantidad de lugares culturales que pueden ser visitados, pero nos alcanzó para llevarnos una pequeña impresión de esta fantástica ciudad.

El 29 de mayo regresamos en avión a Zúrich. Lo que recorrimos con mucho esfuerzo en siete semanas de caminatas y con transporte público, lo hicimos en avión en menos de tres horas.

Regresamos con montones de recuerdos, nuevas experiencias, miles de fotos y una actitud diferente ante la vida. No solo caminamos y recorrimos miles de kilómetros, sino que también caminamos siete semanas hacia nuestro ″INTERIOR″, según dice Franz Ressmann, iniciador y director del tour.

Si ahora usted tiene ganas de participar en un tour como ese, póngase en contacto con Franz Ressmann, Mail: Diese E-Mail-Adresse ist gegen Spambots geschützt! JavaScript muss aktiviert werden, damit sie angezeigt werden kann. .